Las piedras de río es un material de origen 100 % natural, las cuales son rocas pulidas por el paso constante del agua a través del tiempo, dejando una superficie lisa y redondeada.

Son ideales para decoración de jardines, cascadas, fuentes, jardineras, peceras, jarrones, cocheras, banquetas, muros, así como para delimitar caminos en superficies que suelen estar húmedas o para crear superficies plantas en territorios irregulares.

También es ideal para usar en decoración de interiores, con lo cual le da más realce a tus espacios. Combina perfectamente con otros materiales naturales y gracias a sus características propias, no requiere de mayor mantenimiento.  

Ventajas:

  • Ayuda a controlar y evitar el brote de hierbas en el jardín, incluso en macetas.
  • Es un buen auxiliar para el mantenimiento de la humedad promedio del suelo, ya que evita que se anegue el área donde se coloca sin dejar que se evapore el agua rápidamente.
  • Ayuda a evitar la erosión del suelo que está cubriendo.
  • Evita la formación de lodo, por lo cual, si se planea un jardín en exterior, se le debe hacer un camino usando este material para asegurar la limpieza de tus interiores en temporada de lluvias.

Artículo creado con información de mármoles.mx.